Escolopendras

Las escolopendras son unos ciempiés de gran tamaño, con todas las especies son capaces de alcanzar al menos 10 cm (3,9 pulg.) de largo.

Los ciempiés son unos tipos de insectos que habitan casi todos los rincones de la tierra. La mayoría de la gente no sabe mucho sobre estos. El ciempiés doméstico muchas veces asusta a la gente apareciendo en bañeras o fregaderos. Pero esta es sólo una de las más de 8,000 especies de escolopendras.

Las piernas del primer segmento del ciempiés no son para caminar. En cambio, son modificados para formar colmillos venenosos, que usan para inyectar veneno paralizante en presa. Estos apéndices especiales se conocen como forcípulas, y son exclusivos de los ciempiés.

Aunque su nombre común es “100 piés” los ciempiés pueden tener significativamente menos o más de 100 patas. Dependiendo de la especie, pueden tener tan sólo 15 pares de piernas, o tanto como 171 pares.

Independientemente de la especie, las escolopendras siempre tienen un número impar de pares de piernas. Por lo que estas nunca tienen exactamente 100 patas.

Los ciempiés tienen un par de piernas por cada segmento del cuerpo. Esta es la forma más fácil de diferenciar los ciempiés y los milpiés. Los milpiés tienen dos pares de piernas en la mayoría de los segmentos del cuerpo, pero los ciempiés siempre tienen un solo par de piernas por segmento.

Todos los ciempiés son depredadores. Aunque algunos ocasionalmente escarban la comida, las escolopendras son principalmente cazadoras.

Los ciempiés más pequeños atraparán a otros invertebrados, incluyendo moluscos, anélidos, e incluso otros ciempiés. Las especies más grandes, que habitan en los trópicos, pueden consumir ranas o incluso pequeñas aves.

Escolopendra gigante amazonas

Escolopendra Gigante

El ciempiés gigante amazónico es de los más grandes en el mundo. Alcanzando rutinariamente longitudes de 26 cm (10 pulg.), y a veces 30 cm (12 pulg.). Al igual que otras escolopendras el cuerpo de este ciempiés tiene de 21 a 23 secciones bien marcadas, cada sección con un par de patas.

Las piernas se adaptan para el movimiento rápido durante la caza. La cabeza está cubierta por un escudo plano y cuenta con un par de antenas y un par de patas modificadas que terminan en garras afiladas llamadas forcípulas, que son el arma principal del ciempiés para matar a la presa y la defensa propia.

Las forcípulas se utilizan para penetrar el cuerpo de las víctimas y para inyectar el veneno altamente tóxico. La escolopendra viene con los ojos simples y con la visión pobre. Ven solamente sombras y luz, así que se valen completamente en su tacto y su quimiorreceptores.

Ambos sexos parecen similares y son difíciles de distinguir.

Puesto que no tienen ninguna cubierta cerosa en su cutícula, se limitan a vivir en ambientes húmedos y se encuentran generalmente en el suelo, la litera de la hoja, o la madera podrida.

Picadura de escolopendras o ciempiés

escolopendras

La picadura de una escolopendra trae como más contiguo y evidente síntoma un dolor intenso. Algunos de los componentes del veneno son la histamina y la serotonina. Se han ensayado los efectos del veneno de algunas especies de escolopendra en pequeños animales como ratones blancos.

Gracias a esto, se ha determinado que entre un 50% y el 75% de los ratones mordidos por Escolopendras, murieron casi inmediatamente por la acción del veneno.

En humanos los efectos se determinan en los cuadros clínicos que presentan los pacientes cuando han sido picados por algún ciempiés.

En general las consecuencias son leves y las muertes muy raras, posiblemente ocurridas en circunstancias excepcionales.

Veneno de la escolopendra

No se sabe mucho sobre la composición del venenos de las escolopendras. Los componentes identificados más importantes son sin duda las proteínas y péptidos neurotóxicos. Esto resulta lógico porque los artrópodos en general necesitan poder paralizar rápidamente a sus presas sin tener que gastar mucho veneno.

Efectos cardiotóxicos claros, solamente se han registrado en dos especies (Escolopendras Subspinipes y Escolopendras Morsitans). Muy posiblemente también haya cardiotoxinas en los venenos de otras especies, como el Ciempiés Heros. Estos resultados que se obtienen al calificar los síntomas cardiovasculares que a veces muestran los pacientes mordidos por estos.

La Serotonina y la Histamina, asimismo de causar dolor, incrementan la permeabilidad vascular, lo que termina la acción de las cardiotoxinas.

Ciempiés venenoso

Todos los ciempiés producen el veneno con el que someten a sus presas. Sin embargo, las picaduras de ciempiés suelen ser más intensas para los seres humanos que peligrosas.

Los ciempiés tienen maxilípedos, un par de patas delanteras modificadas que se curvan cerca de la cabeza y detrás de las mandíbulas.

Los maxilípedos penetran los tejidos de la víctima e inyectan el veneno producido por una glándula en su base. Los maxilípedos de los ciempiés pequeños son excesivamente débiles como para penetrar la piel humana y su picadura suele dejar sólo una molestia leve.

Donde viven

Los ciempiés usualmente viven al aire libre en áreas húmedas bajo hojas, piedras, tablas, cortezas de árboles o el estiércol vegetal alrededor de plantaciones al aire libre. La mayoría de los ciempiés están activos por la noche.

Principalmente, son cazadores nocturnos. Como se puede ver en la cabeza, tienen dos ojos muy bien desarrollados y, para un invertebrado, tienen una visión bastante decente. A pesar de esto, son esas antenas largas las que usan principalmente para cazar.

Escolopendras en casa

Podemos prevenir que las escolopendras entren en nuestras casas y edificios sellando todos los boquetes alrededor del apartadero, de las ventanas, de las puertas, de las tuberías, de los alambres y de otros vacíos estructurales.

Existen en el mercado cantidades de sprays fáciles de rociar y con una espuma celular cerrada que sella aberturas y vacíos evitando que los roedores entren en casas y edificios.

Eliminando el hábitat donde se desenvuelve el ciempiés (la basura, las rocas, los tableros, el estiércol vegetal y otros lugares donde suelen esconderse) ayudaría a reducir significativamente su población.

El ciempiés cuando ingresa en la casa prefiere vivir en áreas húmedas como sótanos, cuartos de baño, detrás de zócalos, o áticos. Los ciempiés en interiores pueden ser controlados eliminando las áreas húmedas de nuestro hogar donde hacen posada.

Ciempiés doméstico

Los ciempiés domésticos miden entre una y dos pulgadas de largo. Como otros ciempiés, poseen un cuerpo aplanado y largo. Sin embargo, sus 15 pares de patas son más largas que los de la mayoría y tienen bandas blancas.

El último par de patas es la más larga y con frecuencia parecen tener un segundo conjunto de antenas. Cualquiera de las 30 patas de los ciempiés domésticos puede abandonarse si son alcanzados por un depredador.

El cuerpo del ciempiés doméstico varía de grisáceo-amarillo a castaño. Este posee antenas largas, delgadas y tres rayas longitudinales en el dorso.

Los ciempiés domésticos se filtran dentro de espacios de uso en los hogares. Se hallan comúnmente en los gabinetes de la cocina, los baños, los sótanos, los garajes y en los pequeños sitios de acceso debajo de las edificaciones. Los apilamientos de leña son también escondites favoritos para el ciempiés doméstico.

Escolopendras pequeñas

El ciempiés pequeño es muy común en gran parte de los Estados Unidos. A diferencia de la mayoría de los otros ciempiés, estos viven dentro de los hogares y edificios.

Es de color amarillo grisáceo con tres franjas por la parte posterior y tiene las piernas muy largas anilladas con blanco. El cuerpo de este ciempiés generalmente mide de 1 a 1 1/2 pulgadas de largo a lo más, pero con 15 pares de piernas hacen que parezca mucho más grande de lo que realmente son.

El cuerpo es de color amarillo grisáceo con 3 franjas oscuras que se extienden a lo largo de la longitud completa de la espalda.

Este ciempiés preferirá vivir en áreas húmedas tales como sótanos, armarios, cuartos de baño. También se pueden encontrar en los áticos durante las zonas más cálidas y no excavadas bajo la casa.

Los huevos se colocan en estos mismos lugares húmedos, así como detrás de zócalos o debajo de la corteza en la leña.

Ciempiés negro

Ciempies Negro

El ciempiés venenoso negro se encuentra comúnmente en Norteamérica. En particular en Nuevo México y en otros estados del Sudeste, así como en Kansas y Georgia.

Ellos son más activos en verano y primavera, cuando los niveles de humedad son óptimos. La Escolopendra negra consume grillos, roedores, aves, reptiles y otros animales.

Los expertos no recomiendan manipular al ciempiés venenoso negro. Su veneno contiene citolicín, que tiene la capacidad de dividir paredes de las células. Debido a su gran tamaño, la concentración de veneno dentro del ciempiés venenoso negro es también muy alta. Su picadura puede ser dolorosa y peligrosa. En particular para niños pequeños.

Ciempiés azul

El ciempiés azul con cola es de color amarillo, con el extremo de la cola azul o púrpura.

Estas escolopendras azules se encuentran sólo en los Estados Unidos de Norteamérica. Estos ciempiés raramente pueden ser vistos merodeando ya que prácticamente son más activos en horas oscuras y temporalidades húmedas.

Normalmente viven en jardines y montañas donde existe una alta vegetación y humedad la cual hace su estancia propicia para la reproducción.

Otros insectos que te podrían interesar